PROYECTOS

Viajar, Dulce Hogar

Cliente: Familia compuesta por padre de familia con dos hijos mayores y yerno. La vivienda A se destina al padre y su hijo, mientras que la Vivienda B, será habitada por la hija, su pareja y sus futuros hijos.
Tipología: Piso
Superficie: Superficie original: 142 m2. Superficie Vivienda A: 66 m2. Superficie Vivienda B: 76 m2
Ubicación: Madrid centro
Año: 2012
Constructora: Decorland
Galería fotográfica perteneciente a la Vivienda B

Briefing:
Rehabilitación de vivienda cuya morfología actual se hallaba trazada como una única unidad residencial, con el fin de recuperar su original composición de dos unidades independientes. Cada una de las viviendas resultantes debía constar de dos baños, cocina, salón, y dos y tres dormitorios respectivamente. El cliente, una familia compuesta por un padre con dos hijos adultos, deseaba establecer su nueva residencia en  espacios diferenciados pero al mismo tiempo conectados, en el que cada miembro gozara de independencia sin renunciar a compartir su día a día.

Propuesta:
El diseño y distribución espacial debía estar marcado por dos pautas fundamentales; funcionalidad y aprovechamiento máximo del espacio. La familia siempre había vivido  en una casa grande, por lo que la premisa fue tratar de adaptar las nuevas viviendas a sus necesidades, bagaje  y hábitos. Aunque los pisos serían absolutamente independientes, debía existir una conexión-interacción entre ambos; en la Vivienda A, la máxima consistía en distribuir un espacio ordenado, haciendo hincapié en el uso de librerías, independencia de estancias, practicidad, … Mientras que en la B, el foco de atención debía centrarse en el diseño de la cocina, la comprensión de la misma como eje del hogar ( de ambos hogares, incluso), y el desarrollo de grandes estancias de uso común.

Desarrollo:
La planta, cuyo estado actual se encontraba unificado en una sola vivienda, se vació y fragmentó en dos, se ¨dio la vuelta¨ a los anteriores usos y estancias, planteando dos accesos independientes, ubicando cocinas y baños en lo que anteriormente eran un pasillo, una despensa, un cuarto de estar,… Buscando en todo momento enfatizar la entrada de luz natural, generando un ambiente cálido en el que aprovechar al máximo cada espacio útil y elaborar un proyecto funcional, perdurable, y de calidad, bajo unas premisas marcadas por un presupuesto cerrado.
El resultado son dos viviendas cómodas, luminosas, totalmente adaptadas al día a día de sus habitantes, cada una de ellas con personalidad propia, identificada con la de sus propietarios.

Estudio de arquitectura interior, decoración y diseño